Trasteando con la Fuji X-Pro 3

El pasado día 10 de Diciembre los compañeros de Fujifilm se dejaron caer por Sevilla para presentar en sociedad la nueva X-Pro 3. Y al igual que han venido haciendo en otras ciudades, llenaron la mochila con cámaras y objetivos y desplegaron el equipo sobre la mesa.


El paraíso existe

El lugar elegido, el espacio fotográfico que Martín Iglesias tiene en la librería Verbo de la calle Sierpes. Las cámaras, no hace falta decirlo ¿no?. Sobre la mesa estaban los tres modelos que Fuji ha lanzado al mercado; el color negro, elegante, clásico, no falla; y dos nuevos colores que la firma ha llamado Duratect, un acabado en titanio resistente al uso y los arañazos típicos. Éste revestimiento duratect está disponible en acabados negro y plata. En este tipo de acabado, el logotipo y modelo está grabado en láser. Yo ya tengo claro con cual quedarme.


En el apartado estético de la cámara ya sabemos todos dónde ha llegado el gran cambio. En esencia, el diseño de la X-Pro 2 se mantiene, existen cambios casi inapreciables, algunos botones que desaparecen y otros que mejoran la ergonomía.


La gran apuesta ha sido sin dudarlo "suprimir" la pantalla trasera de la cámara. Cuando se presentó, muchos se echaron las manos a la cabeza. Pero ¿por qué? se ha preguntado mucha gente. ¿Qué sentido tiene?. Es un intento de la firma japonesa para que los usuarios se centren en la fotografía, y nada mas que en la fotografía. Cada vez nos preocupa mas revisar nuestras fotos en la pantalla en vez de prestarle la atención que se merece a mirar a través de nuestro visor y componer. La pantalla articulada está escondida, y a mi me gusta así. Tenemos una mini pantalla a la vista donde podemos elegir entre ver los parámetros de disparo que estamos usando o la simulación de película. Cualquiera que haya tenido una cámara analógica le recordará a esa ranura donde se metía el cartón recortado con el tipo de carrete que estábamos usando.

Acabado Duratect plata (izq) y negro (dcha)

¿Acierto? ¿Fracaso? La X-Pro 3 es una cámara muy enfocada a un segmento de usuarios que buscan una experiencia fotográfica única. Ojo a la frase de marketing que acabo de soltar. Es una cámara que recuerda esa época analógica, discreta, elegante, pero con un interior moderno y con prestaciones a la altura de todas las situaciones. Para mi, este cambio es un acierto. A ver, seamos honestos, hasta hace no mucho, en esa época analógica, no existían pantallas, no había opción de abatir una pantalla para hacer una foto desde otro ángulo y sin embargo con esas cámaras se han cubierto guerras, deportes, eventos, fotografía callejera y se han hecho fotos históricas.


Por mi forma de fotografiar, es una puesta muy atractiva. Observar, mirar por el visor, fotografiar. Esencialmente así funciona la fotografía. ¡Bien por vosotros Señores de Fujifilm!


Por dentro, la nueva X-Pro 3 lleva nuevo sensor, unos cuantos megapixeles mas, y por supuesto unas cuantas mejoras de rendimiento bastante interesantes. A éstas alturas de la historia poco os puedo contar que no os hayan contado ya en otros medios. A ver si me hago influencer para contaros estas cosas en primicia, me lo apunto como propósito de año nuevo.


Durante el rato que estuve trasteando con la cámara estuve probando el rendimiento del enfoque en la medida que pude, llevé el ISO al límite a ver que tal se comportaba el nuevo sensor, utilicé algunas de las funciones de las que os he hablado, y hablé durante un buen rato con el compañero que se desplazó hasta aquí y nos estuvo atendiendo a los que nos acercamos por el espacio Martín Iglesias.


De lo que si os quiero hablar es de tres aspectos que no he escuchado (o no recuerdo haber escuchado) en ninguna review, y me han parecido interesantes.



- Puntos de enfoque + calidad de enfoque. Si, eso ya lo sabréis, la X-Pro 3 tiene hasta 425 puntos

425 puntos de enfoque harán que no se te escape nada

de enfoque. La clave viene cuando estamos fotografiando en el modo de enfoque continuo. Ahí es donde estos 425 puntos son realmente útiles puesto que cubren todo el encuadre y funcionan a la perfección. En la anterior X-Pro, estos puntos de enfoque se reducían a la zona central del encuadre cuando se usaba el enfoque continuo. A esto hay que añadir el enfoque mejorado, capaz de funcionar a la perfección en situaciones de hasta -6 EV. Cosa muy útil ésta cuando nos metemos en situaciones poco iluminadas donde a veces la cámara se volvía muy loca buscando el enfoque. Lo que he podido probar me ha dejado muy buen sabor de boca. Enfoca rápido. Muy rápido.



Predisparo

- Predisparo. Ésta funcionalidad me dejó bastante sorprendido. Supongamos que te dedicas a la fotografía deportiva, o naturaleza. Supongamos ahora una típica situación de acción inminente donde un jugador acomete una jugada o un animalillo está a punto de hacer algo. El dedo está ya en el disparador por si acaso, enfocando la escena, manteniendo el encuadre, no disparamos porque todavía no se ha desencadenado la acción pero de repente el jugador hace algo, o el animalillo pega un salto. ¿Nos hemos perdido el inicio de la acción por no estar disparando en todo momento? Por suerte no, ya que gracias a esta función, teniendo el disparador a la mitad estaremos grabando en el buffer de la cámara todas esas fotos previas que no hemos hecho.



Limitador de rango AF

- Limitador de rango AF. No nos asustemos con el nombre que lo último que haremos será estar limitados por esta cámara. Hagamos como antes, imaginemos una situación de fotografía en la calle. Un grupo de skaters haciendo mil trucos con los monopatines en un parque urbano. Estamos fotografiándolo desde un banco a cierta distancia. Pasa gente por delante y habrá situaciones en las que al enfocar puede que enfoquemos a esa persona que se estaba cruzando en vez de a nuestros skaters. Solución: decirle a la cámara que no nos enfoque nada a menos de cinco metros, de ahí en adelante, o que sólo se moleste en buscar el enfoque en sujetos que estén entre cinco y ocho metros. Por poner otro ejemplo, un desfile de moda donde la modelo no se acerca a mas de tres metros y a partir de siete ya está muy lejos para hacer nuestra foto. Puede pasar que en algún movimiento nuestro apuntemos con el enfoque al fondo, muy al fondo y ese micromomento que tarda la cámara en volver a coger el enfoque nos puede jugar una mala pasada. Solución: decirle a la cámara que no se moleste en enfocar nada que no esté entre los tres y siete metros. ¿Útil no? Creo que es una función a usar en situaciones muy concretas en las que verdaderamente nos puede suponer una ventaja usar este limitador.



Hay muchos mas cambios, sutiles la mayoría de ellos pero que en su conjunto hacen que puedas afrontar prácticamente cualquier situación fotográfica con ésta cámara. Al fin y al cabo de eso se trata, de tener entre manos una herramienta fiable, que nos de seguridad y que por supuesto nos permita hacer la fotografía que tenemos en mente. Me encataría poder probarla en un futuro y traeros un vídeo con mas opiniones y pruebas reales sobre el terreno. Ya veremos si lo consigo.


Mientras tanto, espero que éste resumen os haya parecido interesante.




© 2019   SANTIAGO MOLINA

S E V I L L A   -   M A D R I D 

SÍGUEME

  • @fotosantimolina
  • @fotosantiagomolina
  • @fotosantimolina