La teoría del huevo

Hace ya unos cuantos días, leí una noticia curiosa. La fotografía de un huevo se convertía en la publicación con mas me gusta de Instagram. Desbancaba a Kyle Jenner, que poseía el record con 18 millones de likes en una de sus publicaciones. Que ya son likes.


La puesta en escena era simple. Un huevo. El típico huevo, marrón, con motas oscuras, sobre fondo blanco. Nada mas.


El propósito era aún mas simple. "Marquemos juntos un récord mundial y obtengamos el mayor número de likes en un post de Instagram, superando al actual poseedor del récord, Kyle Jenner", decía la publicación.


En apenas diez días la foto alcanzaba 25 millones de likes, y a día de hoy, supera los 50 millones. Pero...¿cómo es posible?. Si sólo es un huevo. Exactamente por eso, porque es tan sólo un huevo, un absurdo huevo.


Hay dos tipos de contenidos que triunfan en las redes sociales, los retos, cuanto mas absurdos mejor, y las fotos personales. Da igual cual sea tu trabajo, a qué te dediques o los lugares que viajes, curiosamente cualquier foto que publiques donde salgas tu tendrá mas éxito que cualquier otra de las que tengas en tu muro. Y si no os lo creéis, comprobadlo, no suele fallar.


Dicho ésto, viendo lo absurdo que pueden llegar a ser las redes sociales, mi pregunta como fotógrafo es, ¿de verdad instagram merece la pena para publicar mi trabajo?. ¿Es ésta red social la mas adecuada para fotógrafos?, como muchas veces se ha dicho. Bueno, lo cierto es que si. Simplemente uno debe ser consciente que entra en un terreno de juego en el que si sigues las normas de la red social podrás sacarle un buen rendimiento. Si por el contrario piensas que subiendo fotos y nada mas vas a alcanzar a mucha gente, tener interacción y de la noche al día te van a conocer en medio mundo digital, te equivocas.


Instagram es una red social creada para interactuar. La gente sube fotos de lo guay que son sus vidas, reciben comentarios, likes y reacciones a sus stories, y a su vez esos mismos usuarios hacen lo mismo con los contenidos de otros usuarios. De ésta forma el famoso algoritmo del que tanta gente echa pestes entiende que eres una persona activa, apareces con mas frecuencia en el muro o timeline de otras personas que también interactuan contigo, y así en un circulo vicioso de interacción virtual en el que tus followers van creciendo poco a poco y tus contenido cada vez tienen mas éxito.


Por ésta misma razón, el instagram de cualquier adolescente puede sumar cientos de me gustas en sus fotos y sumar unos cuantos miles de followers. Están todo el día pegados al móvil hablándose entre ellos, aunque estén todos frente por frente comiendo en un bar seguirán interactuando desde la pantalla pequeña, no vaya a ser que levanten la cabeza y tengan que hablar entre ellos.


La solución en vez de enfadarte con el algoritmo es aprovecharte de él. Si ya sabes cómo funciona este juego no te enfades con las normas y aprende a jugar. Ya hablaré otro día del algoritmo.


Así que terminando esta mini reflexión, si eres fotógrafo y tus fotos no triunfan, quizás el problema no sea tu trabajo, si no el uso que haces de la red social.


Recuerda, instagram no premia la calidad, premia la cantidad.



© 2019   SANTIAGO MOLINA

S E V I L L A   -   M A D R I D 

SÍGUEME

  • @fotosantimolina
  • @fotosantiagomolina
  • @fotosantimolina