Fujifilm X - Pro 3. Mi opinión

Hubo un tiempo en el que para hacer una foto había que configurar los parámetros de la cámara, acercarse el visor al ojo y disparar. Suena simple, pero es que con tanto avance tecnológico a veces nos olvidamos que en esencia, la fotografía se basa en observar y fotografiar.


Tantos menús, tantas opciones de configuración, tantos botones, opciones de disparo hacen que en ocasiones le dediquemos mas tiempo a estar pendientes de la cámara y su configuración que a observar nuestro entorno y buscar la foto.


Con esa idea de volver a centrar la atención del usuario en la fotografía y no tanto en la configuración de la cámara, Fujifilm presentó hace ya un tiempo la nueva X - Pro 3, una cámara muy esperada y aún mas deseada por muchos. Pero ¿cómo conseguir que el usuario no se distraiga? Escondiendo la pantalla, como a los niños chicos cuando se les apaga la tele para que se centren en hacer los deberes.


Ya en una entrada anterior os hablé un poco de esta cámara (https://www.santiagomolinalopez.com/post/trasteandoconlaxpro3), de sus novedades, etc...


Pero en esta ocasión, la he podido trastear durante unos días por Madrid, probándola en situaciones reales, investigando cómo funcionan las nuevas prestaciones, haciéndome una idea de qué clase de cámara es y el potencial que tiene.


Las conclusiones y mi opinión os la dejo en este vídeo que será mas ameno que leer una parrafada.


En resumen ya os adelanto que es una cámara con la que me he sentido muy cómodo fotografiando. El rediseño estético y la pantalla escondida junto a las prestaciones heredadas de la X-T3 que le han introducido la convierten en una cámara de alta gama capaz de solventar cualquier situación, perfecta para llevarla en el bolso siempre, con un par de ópticas fijas o el nuevo Fujinon 16-80 f4, discreta, elegante y muy capaz. La acepto como regalo de cumpleaños.



© 2020   SANTIAGO MOLINA

S E V I L L A

SÍGUEME

  • Santiago Molina López
  • @fotosantimolina
  • @fotosantiagomolina
  • @fotosantimolina